A DEBATIR
Argumentar y preparar un texto son dos actividades paralelas que implican expresar tus puntos de vista, informar acerca de tus hallazgos y evidencias sobre un tema en específico y sobre todo, son las dos actividades que te prepararán para participar en un debate. El proceso de escribir un documento con tu argumentación tiene varias etapas, que a veces se superponen:





Planea

Identifica el tema y la agenda de la discusión. Un polemista o debatiente habrá de preguntarse, ¿cuáles son los temas que le gustaría poner en la mesa de discusión? ¿De qué cosas le gustaría que se estuviera hablando y de qué manera?

La agenda de los medios de comunicación es apabullante porque es un sistema bastante complejo que recoge los temas de los que la gente está hablando y modula la opinión del público al minimizar unos temas y exagerar otros. Es tarea de una ciudadanía informada reconocer cuando un tema no está siendo tratado en su justa dimensión, señalarlo y sobre todo evaluarlo de acuerdo con los propios criterios de cada opinión.



Documenta

Ahora que tienes claro de qué tema te gustaría debatir, es conveniente recopilar la información que te ofrezca elementos para plantear tu punto de vista, de acuerdo con criterios que te permitan evaluar la veracidad y pertinencia de tus datos y el enfoque del tema.

La tarea principal en esta etapa es desarrollar un archivo en el que tengas los documentos o cualquier evidencia que hayas recopilado junto con la fuente de donde obtuviste esa información. Cada documento o evidencia debe tener elementos que te permitan determinar la veracidad de la fuente y sobre todo evaluar si tu punto de vista se desarrolla en el marco de un sistema de verdades donde no imperen tus verdades personales sobre las verdades universales. Reúne pruebas y evidencias que confirmen, maticen o rebatan tus argumentos.



Desarrolla

Una vez que tienes el tema y la información sobre el asunto, define tu postura y objetivos, ¿qué pretendes con debatir? Determina tu postura y tu tesis. La tesis es lo que puedes afirmar o negar sobre ese tema, es lo que tendrás que probar mediante las evidencias; las cuales deberán estar garantizadas al ser pertinentes dentro del sistema de verdades y al estar construidas dentro del marco de los derechos humanos.

Una buena tesis para debatir considera las voces contrarias, así como los puntos en los que podrá flexibilizarse. Reconoce la postura de tus adversarios y considérala en tu argumentación.

Cada punto para defender tu tesis será un argumento y no podrás mostrar un nuevo argumento hasta que el anterior haya quedado comprobado, si en la presentación tu argumentación es errónea o falsa deberás desechar ese argumento y no volver a utilizarlo.

Desarrolla un borrador donde estructures tu argumentación, verifica datos y corrobora la información. Considera la organización de tu argumentación en una presentación donde expliques de qué se trata. Explicita tu tesis, lo que quieres llegar y las consecuencias de que eso suceda; posteriormente, muestra cada uno de los puntos que hayas considerado en tu argumentación y presenta una evaluación o conclusión en la que reiteres tu tesis y los puntos que pueden mejorarse.



Revisa y afina

Ya que tienes el documento donde consignas tu argumentación, revisa y mejora los puntos que consideres débiles. Analiza y reformula tu argumentación donde sea necesario, de manera que evites errores de construcción o falacias en tu presentación. Si es preciso modificar tu tesis, hazlo revisando cada punto de tu argumentación y corroborando que cada evidencia a favor o en contra esté bien fundamentada y referenciada. Consigna la bibliografía que te sirvió para presentar tus argumentos, así como todas las fuentes y documentos de los que obtuviste información, si alguien te ofreció un punto de vista o información relevante, otorga el crédito a esa persona. Evita el plagio dando el crédito a las personas e instituciones que han enriquecido tu conocimiento y criterios. La veracidad de tu argumentación y la calidad de tu debate dependen de qué tan ajustados estén tus argumentos a un sistema de verdades en el que no pretendas hacer pasar verdades privadas por verdades universales; así como del respeto con que trates el tema de los derechos humanos.



Presenta

Planea tu presentación, aunque sea oral es conveniente que tengas un guión al que puedas acudir para mostrar las evidencias de tu argumentación y en el que documentes tus razonamientos.

Independientemente de si el debate será oral o escrito es preciso que consideres al público o la comunidad a la que deberás convencer, para que determines el lenguaje más adecuado y sobre todo presentes las evidencias de tu argumentación con claridad.

Sé contundente evitando repeticiones innecesarias, falacias y argumentaciones basadas en verdades personales. Ajusta tu lenguaje a la no discriminación, es decir considera que el público está compuesto por hombres y mujeres de diversos estratos sociales y culturales. Considera que nuestra nación es pluricultural y diversa, de manera que nuestro lenguaje en un debate democrático deberá apelar a una visión del mundo que considere a las comunidades que han sido excluidas, así como a la diversidad en todos los ámbitos de la sociedad.
Revisa, corrobora y ensaya. Organiza grupos de discusión sobre los temas que te interesan y presenta tus argumentos, considera que los líderes de opinión y políticos cuentan con un gran equipo que les provee de información y retroalimentación. Participa en foros de discusión y enriquece tus puntos de vista; reconoce los argumentos pertinentes y bien presentados de aquellos con quienes te has confrontado. Y sobre todo, presenta tu argumentación de manera que sea posible llegar a acuerdos y consensos.


Debate hoy